Cuentos, relatos y palabras
Viernes julio 25th 2014

Chicle, chocolate, cacao. La influencia del náhuatl en el español

Historias de Palabras – Etimología de las palabras chicle, chocolate y cacao.

Existen algunas palabras en nuestro idioma que utilizamos en el día a día desconociendo, quizás, que provienen de una lengua indígena; en este caso del náhuatl. Los ejemplos más claros entre estos vocablos, incluso que han trascendido a nivel mundial, son “chicle”, “chocolate” y “cacao”. Productos que ya eran consumidos por las culturas indígenas de Mesoamérica antes de la llegada de los españoles.

Cuando éstos desembarcaron en el Nuevo Mundo no sólo encontraron una cultura y lengua diferente, también se enfrentaron a un ambiente geográfico distinto, desconocido. Los aztecas o mexicas, que por aquel entonces eran la civilización dominante, hablaban una variante del náhuatl que fue el principal dialecto indígena que tuvo contacto con la lengua española. Cuando los recién llegados intentaron contarles a los del viejo continente sobre la fauna y la flora de este nuevo mundo, surgió la dificultad de darse a entender. Valiéndose de la comparación, describieron todo cuanto pudieron, comparándolo con algo conocido pero no era suficiente, en algunos casos se necesitaba darles un nombre propio. Para ello, intentaron utilizar los vocablos de la lengua indígena, lo que representó para nuestro idioma la incorporación de nuevas palabras y conceptos sobre objetos y realidades políticas y sociales desconocidas, para las que no teníamos vocabulario.

Los misioneros se percataron de que el proceso de enseñanza del español como medio de catequización sería lento y que además debía ser pacífico. La manera más efectiva sería que aprendieran la lengua indígena para lograr la comunicación. Se propusieron aprender el náhuatl. Sin embargo, pese al progreso conseguido y el respeto que tomaron hacia las lenguas amerindias, desde España exigieron el uso del español como única lengua. Los frailes fueron expulsados de América y se forzó a los indígenas a hablar únicamente en español. La orden de Carlos III era “de una vez deben conseguir que se extingan los diferentes idiomas usados en aquellos lugares y que sólo hablen español”. A pesar de los esfuerzos por lograr tal nivel de hispanización lingüística, aún hoy, después de más de quinientos años, existen comunidades monolingües del náhuatl y además en nuestro idioma, como en tantos otros en el mundo, convivimos con vocablos adoptados de esta lengua precolombina.

Como se comentaba al principio, el término “Chicle” proviene del náhuatl, específicamente de la voz tzictli. Los aztecas llamaban así a una gomorresina que fluye por el tronco del árbol llamado chicozapote, propio de las regiones selváticas del sureste de México. Curiosamente el chicle se masticaba en México antes de que llegaran los europeos y también ya consumían cacao (cacáhua) y chocolate (xocolatl, agua amarga).

El cacao es un árbol, con sus semillas se elabora el chocolate. Los aztecas le atribuían a esta planta un origen divino. Una de sus leyendas relata que Quetzalcoatl, el dios de la sabiduría, dio a los hombres en sus manos las primeras semillas de cacao. Otro dios, Tezcatlipoca, envidioso, lo desterró. Quetzalcoatl, antes de irse, le prometió a los aztecas volver por donde nace el sol. Así fue que cuando Hernán Cortés y sus hombres desembarcaron en México, el emperador Moctezuma y el pueblo azteca creyeron que se trataba del regreso de su dios. Entre el banquete de bienvenida, el emperador le ofreció a Cortés tazas de oro llenas de xocolatl (chocolate). Se trataba de una bebida amarga, por esta razón la llamaban xocolatl (xoco “amargo” y latl “agua”).

Hernán Cortés observó el valor que tenían estas semillas de cacao entre la población indígena. Las usaban en rituales sagrados y con fines terapéuticos, prescribían el consumo de cacao tanto por sus efectos estimulantes como calmantes. Además eran usadas como moneda. Ambiciosamente Cortés la dio a conocer en Europa, los primeros en deleitarse con esta bebida fueron los estratos más altos de la sociedad. Las damas de la realeza española lo tomaban a sorbitos y en secreto, condimentándolo con especias y a veces con pimienta. Algunos estaban en desacuerdo en que se tomara esta bebida, por ejemplo un obispo prohibió su consumo dentro de la iglesia porque las damas para hacer más llevaderos los sermones, se hacían servir chocolate y lo bebían durante la ceremonia. Irritado, el prelado amenazó con excomulgarlas si continuaban con esa práctica. Se dice también, que fueron los misioneros jesuitas quienes lo diseminaron por Europa a través de una red de conventos y monasterios. El caso es que en el siglo XVII el chocolate llegó a Italia, Francia, Alemania e Inglaterra, y a finales de este siglo aparecieron las primeras chocolateras.

Después de un largo recorrido a través de los años y de numerosos experimentos para endulzarlo y darle sabor, el chocolate llega hasta nosotros con una apariencia diferente pero conservando el nombre original.

 

Brenda Yenerich – Artículo publicado en el DC de Cariló

 

 

Temas relacionados:

  1. Cómo se relacionan etimológicamente un veterinario y un veterano Una de las más grandes fuerzas bélicas de la historia fue el Imperio Romano. Vamos a remontarnos hasta aquella época para descubrir el origen etimológico de la palabra que hoy define a las personas que se ocupan de las enfermedades y cuidados de los animales....
  2. Sabías que “chao/chau” originariamente era un saludo de respeto del esclavo hacia su amo Palabras con historia – Etimología de las palabras ‘esclavo’, ‘subasta’, ‘ahorro’ y ‘chao’ La práctica de la esclavitud data de épocas prehistóricas, pero la palabra “esclavo” fue acuñada en Roma durante el Siglo X. Los ciudadanos romanos acomodados, para mantener sus grandes mansiones en la...
  3. Quiénes fueron los primeros vacacionistas en la historia (Etimología de las palabras “vacaciones” y “turismo”) Llegan las vacaciones, tiempo de relajarse, extender la reposera y pensar en la nada. Sin embargo, como buena característica humana, siempre está despierta la curiosidad, surgen las preguntas. Y yo me pregunto ¿desde cuándo el ser humano decide...
  4. Humus -> Homo -> Hombre Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Génesis 3:19 En muchas culturas se definió al hombre como un ser nacido de la tierra. De alguna...
  5. Situación kafkiana, espectáculo dantesco. Epónimos Palabras con Historia – Etimología de las palabras ‘Guillotina’, ‘Sandwich’ y ‘Linchar’ Muchas veces es más ilustrativo denominar a una situación con el nombre de una persona, pueblo, entidad o cosa que posee determinada peculiaridad. Todos sabemos a qué se refieren con una situación kafkiana,...
  6. De la tortura al júbilo Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘trabajar’ Si para usted trabajar representa no menos que una tortura, un sufrimiento, una condición indigna a la que se ve obligado, pues no se equivoca mucho con respecto al concepto original del término. “Trabajar” proviene de...
  7. El aburrimiento nos aleja de las sensaciones de la vida Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘aburrimiento’ Resulta sumamente interesante conocer el origen de un término, ya que siempre sorprende todo lo que hay detrás de una palabra y todo lo que ésta encierra. Finalmente un vocablo no es más que el desarrollo...
  8. Con miras al Mundial de Fútbol Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘trofeo’ Enfrentarse dentro de un campo de juego, denominar Campeón al ganador y otorgarle un trofeo, son costumbres que mantenemos como humanidad desde tiempos remotos. Recordemos las rudas competencias de los caballeros medievales. En general, no era...
  9. El signo arroba (@) llegó a América en las naves de Cristóbal Colón Palabras con historia – Etimología del signo @ Todos asociamos al signo arroba (@) con la computadora, incluso creemos que nació con la tecnología digital y solemos interpretarlo como un icono de la era de las comunicaciones por Internet. Pero, por más sorprendente que parezca,...
  10. El Viejo de la Montaña y el origen del término “asesino” Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘asesino’ Según se cuenta, cerca del Mar Caspio en la cima de una montaña escarpada existía la fortaleza de Alamut, donde se asentaba un grupo islámico de corriente político-religioso conocido como los Hashashins o Hassassins. Es discutible...
  11. Politikós o Idiotikós Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘política’ Hoy en día, el término “política/o” se encuentra bastante desvirtuado. Si leemos su significado en el diccionario nos inspira respeto, sin embargo, llevado a la vida real podríamos percibirlo más como un insulto. En la Grecia...
  12. Se supone que un ‘candidato’ debe simbolizar la pureza, honestidad, lo inmaculado pero esto no ocurre ni desde el origen mismo del término Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘candidato’ El término candidato fue tomado del latín candidatus y su concepto surgió en el sistema electoral de la Antigua Roma, del atuendo utilizado por aspirantes a un cargo de gobierno. Antiguamente en Roma se utilizaba como...
  13. Adicto, el deudor en la Antigua Roma Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘adicto’ La palabra ‘adicto’ proviene del latín ‘addictus’. Addictus era el deudor que por falta de pago terminaba siendo adjudicado o entregado como esclavo a su acreedor. Conozcamos la historia de este vocablo. En la Antigua Roma...
  14. A veces las palabras más rutinarias y comunes ocultan una gran historia, tal es el caso de la palabra Pantalón Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘pantalón’ Curiosamente la palabra pantalón proviene de una grotesca figura de las comedias del Siglo XVI, llamado Pantalone. En aquella época, en Italia nació un estilo teatral de crítica y parodia social basado en la improvisación, conocido...
  15. Antiguamente se llamaba parásito a la persona encargada de custiodiar los alimentos del templo Palabras con historia – Etimología de la palabra ‘parásito’ Como sabemos, parásito es todo organismo que se nutre de otro de distinta especie sin aportarle ningún beneficio. Cuando empleamos esta denominación como un calificativo hacia aquellas personas que poseen un comportamiento de alguna manera comparable, parecería...